En la ciudad poética

En la ciudad poética
hay una melodía que se adhiere
a las costillas de los pájaros,
y los espejos sin obligación
nada reflejan, salvo una puerta.

En la ciudad poética
las actividades de los ciegos
son los mapas verdaderos.
Los cerdos salen a lamer los relojes
muertos, cada media hora.

En la ciudad poética
todo suena a lluvia, y la lluvia es
la Eterna lluvia, que nos va venciendo
de acuerdo a sus estados de ánimo.

En la ciudad poética sobre todo
hay una forma en que los seres
se hacen pequeños y grandes,
a fuerza de error y nostalgia.
Y cada sábado se sientan en las mismas
bancas hechas de octubre duro,
a mirar las jeringas alejarse con el viento.

No hay comentarios:

+

Maurice Echeverría ha publicado los libros de poemas Encierro y divagación en tres espacios y un anexo (Editorial X, 2001), y en formato blog los libros Plegarias Mutantes (Zanate, Guatemala, 2008), Setenta y dos ángeles tullidos (Zanate, Guatemala, 2008), La glándula infinita (obra en progreso, Zanate, Guatemala, 2008), Los poemas de Saffron Lane (Zanate, Guatemala, 2008), La oreja en tu mano (Zanate, Guatemala, 2009), y Zona 3 (obra en progreso, Zanate, Guatemala, 2010). Ganador del Premio Federico García Lorca de Poesía 2006, convocado por el Centro Cultural de España en Guatemala.
 

Creative Commons License
La glándula infinita by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.