80

Porque son 80. No
15, no 45, no 57:
son 80.

De todos los eones
hay uno
en donde un hombre
cumple 80 años
y habla frente
a un pastel
y sus amigos.

¿Cuántos higos
habrá comido,
cuántas veces meado?

80:
spandex, lycra,
ni siquiera 75.

Ah,
espartanos,
aún en nuestra memoria.

Arrancados de los cometas
muertos,
los hombres
sanaron
o se hicieron
médicos.

(En su libro
Mick Quinn
dice que el ego–mind
tiene 4,000 años.

Es un ego–lycra.)

Como ese hombre
no habrá otro,
porque es mi padre,
o un padre
de mis dos padres.

Y sigue tomando tequila.
Y sólo por eso me cae bien.

Y porque
–hoy–
está vivo.

Y yo no sería
lo que soy
–bastardo a veces,
es cierto– sin él.

No hay comentarios:

+

Maurice Echeverría ha publicado los libros de poemas Encierro y divagación en tres espacios y un anexo (Editorial X, 2001), y en formato blog los libros Plegarias Mutantes (Zanate, Guatemala, 2008), Setenta y dos ángeles tullidos (Zanate, Guatemala, 2008), La glándula infinita (obra en progreso, Zanate, Guatemala, 2008), Los poemas de Saffron Lane (Zanate, Guatemala, 2008), La oreja en tu mano (Zanate, Guatemala, 2009), y Zona 3 (obra en progreso, Zanate, Guatemala, 2010). Ganador del Premio Federico García Lorca de Poesía 2006, convocado por el Centro Cultural de España en Guatemala.
 

Creative Commons License
La glándula infinita by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.