Abrir y cerrar puertas

Hay personas que no contrastan.

Es seguro que ninguna efemérides sabrá recordarlos.

Son hasta cierto punto personas, pero más parecen fantasmas.

Viven rítmicamente, sin molestar a nadie, sin enseñar lecciones.

Las bestias que llevan dentro son bestias sumamente discretas.

Diez veces menos interesantes que una hoja cualquiera
de un árbol cualquiera de la Avenida Reforma.

Otros, más bellos, más rápidos, más virtuosos y subversivos,
se quedan consistentemente con los botines y las glorias.

Los invisibles, en cambio, solo saben hacer una cosa:
abrir y cerrar puertas, y hasta para eso son pésimos.

Pero a veces viéndolos uno se da cuenta que sonríen.

Los hijos de puta sonríen.

No hay comentarios:

+

Maurice Echeverría ha publicado los libros de poemas Encierro y divagación en tres espacios y un anexo (Editorial X, 2001), y en formato blog los libros Plegarias Mutantes (Zanate, Guatemala, 2008), Setenta y dos ángeles tullidos (Zanate, Guatemala, 2008), La glándula infinita (obra en progreso, Zanate, Guatemala, 2008), Los poemas de Saffron Lane (Zanate, Guatemala, 2008), La oreja en tu mano (Zanate, Guatemala, 2009), y Zona 3 (obra en progreso, Zanate, Guatemala, 2010). Ganador del Premio Federico García Lorca de Poesía 2006, convocado por el Centro Cultural de España en Guatemala.
 

Creative Commons License
La glándula infinita by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.