Puente de El Incienso

Larga fila de gente, en el Puente de El Incienso.

       Señor alto, alto: con acordeón inútil. Exreo de labios quemados. Madre con bebé órfico en brazos. Maestro que compila cigarras muertas. Artesano con pequeños muñecos decapitados. Burócrata de nervios de vidrio que come hilachas solito en un rincón de un comedorcito cada día. Ciudadano extranjero de jeta agónica. Vieja prostituta de setenta y ocho, nueve años. Adolescente ecuatorial violada por cada uno de sus padrastros. Policía y su cáncer de estómago. Hacendado en bancarrota con ojitos de freak. Mujer de blanco. Contador en cuatro variantes de sufrir. Patojo que siempre quiso ver una palmera pero nunca, de hecho, la verá. Cuidacarros atropellado tres veces en menos de cinco horas. Pagano huérfano. Madre sagrada con tripas de chompipe. Señora varicosa cuya pierna es devorada continuamente por un lobo. Guardia de El Puente de El Incienso con los dientes torcidos. Bombero que quiso ser hembra. Procesión de cristos transparentes. Adolescente enamorado con copa rota hundida en el costado. Coro de locos que temen a los helicópteros del ejército. Oligarca gay sangrando por el orificio derecho de la nariz. Tres mutilados por el constante caer de las guillotinas de lámina. Administrador raspado por alguna clase de vergüenza tóxica. Seguidor de la selección con severos problemas de impotencia sexual. Músico de marimba con furiosos muñones. Cuadrúple sidoso que no descifra el sentido del vivir.  Fiscal adicto. Empleada domestica que rompió la vajilla de la señora la semana pasada. Sacerdote que trabaja en maquila. Inmigrante retornado en cajita. Poeta meado. Suicidado sin elegía que desea suicidarse nuevamente. Estudiante con dieciocho argumentos refutados. Críptica vendedora del mercado. Lacerado indígena colonizado por setenta larvas. Ciclista heredero de todas las suturas meridianas.
        
Uno a uno, hijos de la niebla, todos vamos saltando.

No hay comentarios:

+

Maurice Echeverría ha publicado los libros de poemas Encierro y divagación en tres espacios y un anexo (Editorial X, 2001), y en formato blog los libros Plegarias Mutantes (Zanate, Guatemala, 2008), Setenta y dos ángeles tullidos (Zanate, Guatemala, 2008), La glándula infinita (obra en progreso, Zanate, Guatemala, 2008), Los poemas de Saffron Lane (Zanate, Guatemala, 2008), La oreja en tu mano (Zanate, Guatemala, 2009), y Zona 3 (obra en progreso, Zanate, Guatemala, 2010). Ganador del Premio Federico García Lorca de Poesía 2006, convocado por el Centro Cultural de España en Guatemala.
 

Creative Commons License
La glándula infinita by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.